nacho subirats director oldie animación

«La animación es un medio en el que puedes expresar cualquier idea de la forma más alucinante posible»

Nacho Subirats. Director y Supervisor de Proyectos en ESDIP Animation Studio

Ilustrador y animador 2D formado en ESDIP Escuela de Arte, Nacho Subirats ha desarrollado su carrera realizando todo tipo de ilustraciones editoriales y publicitarias en campañas como Fnac, Biotherm, Malibú, Movistar, Coca-Cola, L’Oreal o El Corte Inglés. También ha publicado comics, ha realizado murales, caricaturas, logotipos e ilustraciones para vídeos de visual thinking y ha  diseñado mascotas. Trabaja habitualmente con las editoriales McGraw Hill, Vaughan y Pengüin Random House. Los libros de Jurásico Total que van acompañados de sus ilustraciones ya van por su tercera edición.

En 2016 entró a formar parte de ESDIP Escuela de Arte como profesor de animación y desde 2017 dirige y supervisa proyectos en la productora ESDIP Animation Studio, donde ha dirigido el cortometraje
Oldie but Goldie y ha participado en cortos como Blue & Malone. Casos Imposibles, Mercury Corp o Parches. En la actualidad, codirige junto a Nuño Benito Welcome to Fucking Rainbowland, un proyecto de serie de animación para adultos premiada en la última edición del Weird Market.

¿Qué es para ti la animación y qué es lo que más te gusta de ella?
La animación es un medio en el que puedes expresar cualquier idea de la forma más alucinante posible. Siempre me ha encantado dibujar, desde pequeño he imaginando mundos y seres que no existían y los intentaba plasmar en un papel. Cuando estudié animación y aprendí a desenvolverme bien en el medio (al cabo de unos años y gracias a profesores como Pepe Mansuy y Mario Serrano), me cautivó todo lo que era posible hacer y aprendí que, con más gente a mi alrededor, el resultado era incluso más increíble. Una de las cosas que más me gustan es precisamente eso, el poder trabajar en un equipo grande y avanzar todos juntos con un mismo objetivo que, al final del viaje, siempre consigue sorprenderte.

¿Qué cualidades debe tener un ilustrador y animador?
Trabajo, trabajo y más trabajo. Para ser un buen ilustrador tienes que conocer tus límites y tus puntos fuertes, las necesidades que tiene cada cliente y poder adaptarte a las fechas de entrega que tengan previstas, sin opción a errores porque formas parte de una cadena. Así que una cualidad que considero indispensable es la responsabilidad y el trabajo duro, tanto para una cosa como la otra. Ser animador requiere muchas horas de tu tiempo trabajando en el mismo plano, estar concentrado y controlar que todo vaya por donde tiene que ir, al ritmo que tiene que ir… Que encima tenga «appeal» es una cualidad que se consigue a base de planos rechazados y retakes hasta que sale bien.

Comic, ilustración, animación… ¿Qué prefieres y por qué?
Me gustan mucho todos los medios que impliquen dibujar. Ya os he contado que mi pasión es esa, así que creo que las tres son alucinantes y cada una de ellas ayuda a contar cosas diferentes. He trabajado como ilustrador freelance durante diez años, he realizado cómics y aun tengo algún proyecto personal por terminar. En una producción de animación, sin embargo, el abanico es tan amplio que puedes hacer las tres cosas en diferentes partes de la producción, diseño de personajes, storyboard, animación…. Así que creo que es la más completa.

Oldie es el primer cortometraje que diriges en solitario, un trabajo que ya ha obtenido 20 selecciones en Festivales. ¿Cuál es el origen de Oldie but Goldie?
Lo que hacemos en Esdip Animation Studio es intentar plasmar de la forma más profesional posible las ideas de los alumnos de 3º de animación. Ellos son los que crean la idea, la pulen y ejecutan bajo nuestra supervisión. Hay un equipo de docentes muy buenos que desde el principio intentamos orientar al alumnado para que le saquen el máximo partido a eso que tienen en la cabeza y en las entrañas y les ayudamos a escribir el guion, realizar el story y les corregimos los planos de animación hasta que tienen la calidad que necesitamos. Así ellos crecen como artistas y profesionales y el corto es su carta de presentación en el mundo laboral. Yo tuve la suerte de dirigir a un equipo muy bueno de alumnos que dieron el 100% y eso se nota en el resultado, tanto en corto como en sus carreras profesionales.

¿Qué tiene de especial el personaje de Eddie, protagonista de Oldie?
Eddie es un viva la vida, un tipo sin preocupaciones ni motivaciones más allá del postureo. No se preocupa de lo que hay a su alrededor hasta que le afecta personalmente. Esa actitud es la que me llevó a pensar que quizá esta historia podía llamar la atención y arañar algunas conciencias.

¿Cuál es la idea de trasfondo de este cortometraje?
La idea principal es que muchas veces dejamos de lado, o no damos la importancia suficiente a las cosas que son realmente importantes y que siempre están ahí, y no nos damos cuenta hasta que nos estalla en la cara.

¿Cuál fue tu participación en Blue & Malone. Casos Imposibles?
Cuando dirigía Oldie, estaba en contacto con los compañeros y compañeras que trabajaban en la parte de 3D de Blue & Malone y todo lo que veía me parecía alucinante. Abraham López, el Director, me llamó para que dirigiese una pequeña piececita de 2D que iba en el corto. Los ojos me hicieron chiribitas y asumí la tarea encantado. Sabía que contaba con los diseños en 2D de Naomi y Xanti Velez, el trabajo de story de Kenny Ruiz y sabía que contaba con la ayuda en producción de Guillermo Hernández… Así que era como una pequeña gema que podía pulir. 

La mayoría de personajes secundarios estaban ya diseñados, por lo que, mi primera tarea fue encargarme de trasladar los diseños de Blue y Malone al lenguaje del 2D. No fue complicado, ya que los diseños iniciales realizados por mi compañero Arturo eran muy sólidos .Una vez hechas las hojas de modelo, Javi García, Guillermo Álvarez y yo comenzamos con la parte de animación mientras que el equipo de arte, dirigido por Sara Velázquez y encabezado por Jesús García Guijarro, trabajaba en los fondos y el color script. Además, contamos con un equipo estupendo de alumnos que realizó el Clean Up y que más tarde Jorge San Martín llevó a postproducción. En un par de meses teníamos el trabajo hecho y este es el resultado

¿Qué tiene de especial Blue & Malone?
Creo que el reto de hacer un corto que integre imagen real con animación 3D es enorme y el resultado del corto demuestra todo el esfuerzo y cariño que se ha puesto en cada plano (que muchas veces superaba los 300 frames por plano, tenían movimientos de cámara, varios personajes…). Además, el haber contado con alumnos y un equipo junior de jóvenes talentos hace que el resultado sea aún más sorprendente por su alta calidad.

Acabas de recibir el Premio al Mejor Proyecto de Serie Joven Creador en el Weird Market por Welcome to Fucking Rainbowland, una serie radicalmente distinta a otros trabajos que has hecho. ¿Qué supone este premio y qué queréis mostrar con esta serie? 
Ganar el premio en el Weird Market ha sido fantástico, ha sido la primera vez que mostrábamos la idea al mundo y no paré de recibir felicitaciones en todo el fin de semana, antes y después de ganar el premio. Es uno de los mejores festivales de animación internacionales y tener el reconocimiento de que la idea gusta es realmente halagador. La semilla de la serie surgió como una denuncia social que necesitábamos contar al mundo, adornado con lo que mejor se nos da, que es «hacer dibujitos» y, si son para gente de nuestra edad, mejor.

Ahora mismo estamos en proceso de búsqueda de financiación para poder llevarla a cabo pero tengo la corazonada de que este mundo de piruletas y arcoiris nos seguirá dando alegrías durante un tiempo.

Estos son algunos de los trabajos de Nacho Subirats

Deja una respuesta